Energía fotovoltaica inteligente: el sol siempre brilla sobre la gente y la economía de Qinghai

La base de energía renovable más grande del mundo muestra cómo la tecnología puede construir un planeta saludable SHENZHEN, China,…

La base de energía renovable más grande del mundo muestra cómo la tecnología puede construir un planeta saludable

SHENZHEN, China, 18 de noviembre de 2021 /PRNewswire/ — En chino, Qinghai significa aguas azules. La provincia de Qinghai, que debe su nombre al lago Qinghai, el lago salado interior más grande de China, atrajo la atención mundial en noviembre de 2020, cuando culminó la construcción de dos bases de energía renovable de 10 millones de kW en las prefecturas de Hainan y Haixi. Viajamos a la planta fotovoltaica de Talatan, condado de Gonghe, a 60 km al sudeste del lago.

Durante el viaje desde Xining, la capital provincial, hasta el condado de Gonghe, las montañas empinadas en ambos lados de la carretera van desapareciendo gradualmente y el horizonte se expande poco a poco. El cielo azul, las nubes esponjosas, las colinas verdes y los rebaños de vacas y ovejas que deambulan evocan paz y serenidad. El manto blanco de nieve que cubre las montañas distantes es el único indicio del viento y la nevada de la noche anterior.

10 años de construcción 

Antes de 2011, el remoto y escasamente poblado condado de Gonghe era relativamente desconocido. Cuando comenzó la construcción de la base de energía renovable más grande del mundo, un monumental emprendimiento dada la dificultad que representaba el traslado de grúas y equipos, el condado entró en su época más intensa. La década también experimentó el rápido desarrollo de industrias auxiliares como los servicios de comidas, el alojamiento, la reparación de automóviles, los utensilios de hierro y los materiales de construcción.

Este nivel de actividad solo se había visto una vez, en la década de 1980, cuando se construyó la central hidroeléctrica Longyangxia.

El 26 de septiembre de 2020 fue un día memorable tanto para Huawei como para Huanghe, especialistas en energía. A las 17:18, se conectó a la red eléctrica el último segmento de la planta fotovoltaica Qinghai Gonghe de 2,2 GW, lo que marcó la puesta en funcionamiento de una fuente de energía que apoyaría el primer proyecto de transmisión de energía UHVDC del mundo en transmitir energía 100 % limpia. La planta fotovoltaica de Gonghe no es solo la planta más grande del mundo de su tipo, sino que además ostenta el plazo más corto de culminación de cualquier planta de energía eléctrica nueva, ya que todo el proceso, desde la licitación hasta la conexión a la red eléctrica, tomó solo un año.

La línea de transmisión eléctrica UHVDC de Qingyu que la planta soporta se extiende a lo largo de 1.563 km desde Hainan en la provincia de Qinghai hasta Zhumadian en la provincia de Henan y es capaz de iluminar la región de las llanuras centrales con una energía 100 % limpia.

Tanto la central eléctrica de Gonghe como las plantas de energía eólica de la provincia se conectan a la red eléctrica, ofreciendo capacidades de 15,436 millones de kW en Hainan y 10,12 millones de kW en Haixi. Actualmente, cada una de las bases de energía renovable tiene una capacidad de 10 millones de kW.

La línea de transmisión eléctrica UHVDC de Qingyu, que se extiende a lo largo de 1.563 km, ilumina las llanuras centrales con energía limpia de la meseta en el noroeste de China

Hace diez años en China, el mercado de inversores estaba dominado por los inversores centrales. En 2013, Huawei y Huanghe implementaron los inversores de cadena en la planta fotovoltaica de Golmud en Qinghai, lo que la convierte en pionera en la instalación de inversores de cadena en una planta fotovoltaica de gran escala montada en tierra. Esto rompió el predominio de los inversores centrales y estimuló un nuevo desarrollo en la industria fotovoltaica. En 2014, las dos empresas lanzaron la solución fotovoltaica inteligente basada en inversores de cadena para digitalizar las plantas fotovoltaicas. Un año después, Huawei creó el Centro Conjunto de Innovación en Energía Fotovoltaica Inteligente con Huanghe, que pronto desarrolló la tecnología Smart I-V Curve Diagnosis, que revolucionó el área de operaciones y mantenimiento (O&M) y redujo el costo nivelado de la energía (LCOE).

En 2017, los inversores de cadena superaron a los inversores centrales y se convirtieron en los inversores fotovoltaicos de uso generalizado. Hoy en día, la tecnología Smart I-V Curve Diagnosis se utiliza ampliamente en todo el mundo, que reemplaza las inspecciones y las tareas de operación y mantenimiento manuales complejas e ineficientes y acelera la llegada de energía fotovoltaica asequible. A una pequeña chispa sigue una gran llama: la energía fotovoltaica inteligente comenzó por el río Amarillo y hoy la planta fotovoltaica de Gonghe de 609 kilómetros cuadrados es una de las plantas fotovoltaicas más grandes del mundo, complementada por la central eléctrica de demostración de 100 MW.

Según Xie Xiaoping, presidente de Huanghe, las dos empresas lograron excelentes resultados gracias a la alineación de sus recursos y a las fortalezas complementarias. En un período de diez años se pudo observar el desarrollo de la primera línea de transmisión de energía UHV 100 % limpia del mundo, así como de la base de energía renovable más grande del mundo, un operador de energía fotovoltaica, una planta única de energía fotovoltaica, una planta de energía hidrosolar y una base de demostración.

Con la tecnología de la información digital de Huawei, las redes 5G y los terminales portátiles inteligentes, Huanghe ha construido la instalación centralizada de control de energía nueva más grande del país. Con más de 20 millones de puntos de medición de datos, la instalación administra de forma centralizada 34 plantas fotovoltaicas, ofreciendo servicios como análisis de macrodatos, diagnóstico remoto y mantenimiento en tiempo real.

Existen planes para un nuevo parque fotovoltaico que abarca 609,6 kilómetros cuadrados (aproximadamente la superficie terrestre de Singapur) y una granja eólica de 2.400 kilómetros cuadrados.

A finales de 2020, los recursos renovables en Hainan alcanzaron una capacidad instalada de 18,65 millones de kW, incluidos 9 millones de kW de energía fotovoltaica, 5,5 millones de kW de energía hidroeléctrica, 4,1 millones de kW de energía eólica y 50.000 kW de energía termosolar.

En Talatan se vuelven a escuchar las canciones tradicionales

Ubicado en las partes altas del río Amarillo, Talatan fue alguna vez un paisaje de arena barrida por el viento, azotada por la sequía y el pastoreo excesivo.

Desde 2011, la energía fotovoltaica ha ayudado a restaurar gradualmente la vegetación degradada y a revitalizar el ecosistema de pastizales, con energía solar que aumenta la humedad del suelo y reduce la evaporación de la superficie del terreno. Los residentes locales que crían ovejas bajo filas aparentemente infinitas de paneles solares en la meseta Qinghai-Tíbet son un ejemplo vivo de cómo las tecnologías pueden coexistir armoniosamente con la naturaleza. El cielo es azul, la naturaleza es vasta y el viento lleva su murmullo al ganado y las ovejas por los pastizales.

En solo 10 años, Talatan recuperó lo que alguna vez fue: su pasado verde ha viajado al presente y el sonido de las canciones tradicionales puede escucharse de nuevo.

Ovejas corriendo hacia el parque fotovoltaico

En nuestro camino a Talatan, Huan Xingsheng, subdirector de tecnología de producción de la empresa de operación y mantenimiento de energía fotovoltaica de Huanghe, cree que el «pastoreo solar» encarna la naturaleza de estas tierras, y el término está actualmente en proceso de ser registrado como marca comercial.

Duo Goujie, de 50 años, vive en la ciudad de Tiegai, donde él y su esposa crían más de 550 ovejas Han de cola pequeña, que pastan en ricos campos cercanos.

«Antes, no había pastos fértiles aquí. Solían crecer en formaciones de montículos cubiertos de arena, como los que se ven al costado de las carreteras. A las ovejas no les gustaba», dice Duo con una sonrisa.

Cuando planeó por primera vez el proyecto fotovoltaico en Talatan, Huanghe buscó formas de implementar plantas fotovoltaicas de una manera que beneficiaran tanto al ecosistema natural como a la industria fotovoltaica. Para absorber el impacto del viento y la arena del desierto en los paneles solares fotovoltaicos, Huanghe sembró semillas de pasto alrededor del parque fotovoltaico. El pasto del interior del parque pronto creció mucho más que el de afuera.

«El pasto crece mejor porque la protección de los paneles fotovoltaicos reduce la evaporación de la superficie del suelo y el agua que se usa para limpiar los paneles fotovoltaicos aumenta la humedad del terreno», afirma Huan Xingsheng.

Sin embargo, esto crea nuevos desafíos: el pasto que crece demasiado alto impide que la luz solar llegue a los paneles fotovoltaicos y afecta la generación de energía. La hierba también se enciende fácilmente cuando se marchita en invierno. En 2015, Huanghe trasladó 600 ovejas al parque. Mantuvieron la hierba a una altura determinada, por lo que la generación de energía no se vio afectada y la vida se hizo mucho más fácil para los agricultores.

También en 2015, Huanghe comenzó a investigar el impacto ambiental de las plantas fotovoltaicas a gran escala. Se descubrió que su implementación mejoró la humedad del suelo y el crecimiento de la vegetación, lo que redujo las velocidades promedio del viento en un 41,2 % y las temperaturas diarias del aire en 0,5 ℃, al tiempo que mejoró la humedad media diaria del aire en un 2,1 % y la humedad del suelo en un 32 % a 20 cm de profundidad.

Como resultado, Huanghe ajustó el diseño de los soportes fotovoltaicos de 50 cm a 1,2 m sobre el suelo. El aumento de los costos de construcción se vio compensado por la firma de acuerdos de pastoreo con agricultores locales, el empleo de aldeanos locales para ayudar a construir y mantener el parque fotovoltaico y la siembra de cultivos comerciales como crisantemos de nieve y pasto de Togou en el parque. El modelo de beneficiar tanto al ecosistema como a la población local mediante la implementación de tecnología solar ha impulsado a su vez la industria fotovoltaica, el transporte local, la construcción y el turismo, lo que ha llevado al desarrollo y la prosperidad de los grupos minoritarios en la cuenca alta del río Amarillo.

En 2018, en respuesta al éxito de Talatan, el Laboratorio Estatal Clave sobre Conservación Ecológica del Agua en las Regiones Áridas del Noroeste estableció una sucursal en Huanghe dedicada a investigar el manejo de áreas que, como Qinghai, son áridas o se han convertido en desiertos.

Con el apoyo de la base de energía renovable más grande del mundo, la red eléctrica de Qinghai ha logrado varios hitos desde 2017 por ofrecer energía ecológica ininterrumpida, logrando 7, 9, 15 y luego 30 días consecutivos.

El 16 de agosto de 2021, logró un récord de 100 días.

Desde una torre de inspección de 30 metros de altura, se observa un océano azul de paneles fotovoltaicos que contrasta con el lago Qinghai a corta distancia. Hoy en día, esta tierra llena de vida y alegría, con más de 5.000 ovejas que pastan en el parque y el canto de los agricultores que flota sobre las praderas.

Video: https://mma.prnewswire.com/media/1690527/Thoughts_on_a_Blue_Ocean__Final.mp4

Fotografía: https://www.paraguaynoticiastoday.com/wp-content/uploads/2021/11/energia-fotovoltaica-inteligente-el-sol-siempre-brilla-sobre-la-gente-y-la-economia-de-qinghai.jpg

Fotografía: https://www.paraguaynoticiastoday.com/wp-content/uploads/2021/11/energia-fotovoltaica-inteligente-el-sol-siempre-brilla-sobre-la-gente-y-la-economia-de-qinghai-1.jpg

 

FUENTE Huawei

Deja una respuesta